BUSCAR EN «HABLANDO CLARO»

Cargando...

6 de diciembre de 2016

OCHO, SARA Y UN DÍA DE FIESTA

Sara López, voluntaria de Amigos del Perro, le regaló un día de fiesta a Ocho, macho cruce de pastor,  22 kgs., año y medio. Contacto: adopciones@amigosdelperro.org



OCHO, en adopción en el albergue de Serín :)


OCHO es un perro muy joven. Tranquilo, cariñoso y juguetón, sólo quiere mimos y dar lametones a todo el mundo. En el coche va genial, y es muy obediente. ¡Sólo falta una familia que se lo lleve para su casa!


Apto tanto para finca como para piso, cruce de pastor con probablemente algo de nórdico, con correa tira pero si le llamas te espera. Hoy estuvimos en tiendanimal, por la ruta del fluvial y luego caminando viesques-avda costa- avd llano. Paramos en una terraza a tomar un café y se echó tan tranquilo.





OCHO aprendiendo órdenes básicas. Un perro bastante obediente y MUY listo.

video


OCHO y el paraíso de los juguetes perrunos. No sabía qué elegir, el pobre…

video






No se abalanza a tu comida. Le dices NO y se queda quieto mirando. Es muy educado. Y jugando con un hueso que le compré, o con la lata de paté, no gruñe ni nada si se lo quitas.



Si le pides un besito a OCHO, él.... te lo da:

video

OCHO, un perro todoterreno. ¿Que hay que tirarse al agua? ¡Pues tonto el último!

video

video

www.amigosdelperro.org


5 de diciembre de 2016

GATOS CALLEJEROS

¿Sabéis? Hay seres aún más indefensos que los animales abandonados, los gatos callejeros. Ellos, como el otro gran colectivo de olvidados, los sin techo, deambulan en el mismo mundo que el nuestro, desamparados e incomprendidos a partes iguales. Reflexiono sobre ello, porque a veces al reparar en las personas que viven en la calle, me sorprende la invisibilidad que los ha convertido en parte del mobiliario urbano. Vivimos en la misma ciudad, cruzamos las mismas calles, pero nuestros mundos no se tocan, no nos vemos y pareciera que viviéramos en planos diferentes de la misma realidad. Mundos paralelos que no llegan a encontrarse, pero a veces, cuando el eje de la tierra se mueve, las pueden llegar a convergir en un punto, una pequeña explosión, un golpe de efecto, que raramente suele ser de suerte…


PACO CATALÁN


Estoy escribiendo esto, porque quiero contaros lo que nos ocurrió ayer, cuando nuestro universo y el de los gatos callejeros colisionaron al mismo tiempo contra un Mini Coupé…

Había sido una jornada normal. Eran las nueve de la noche, cuando apurábamos el día al mismo tiempo que un trago de cerveza, y un gato negro se coló en mi campo visual. Yo vi al gato a unos 20 metros de donde me encontraba rondar alrededor de un coche, un Mini, que había estacionado en la plaza. Me fijé en el gato, porque algo se confundió en mi visión periférica. Lo intuí acercándose a la manera felina, como una pequeña sombra negra y alargada, camuflándose entre el juego de luces y sombras de la ciudad. No le di más importancia, y seguí con mi vida, en mi mundo, el que no es Matrix o el que sí lo es, no lo tengo aún muy claro.

Diez minutos más tarde, apareció la chica que había aparcado el vehículo, y por un momento dudé. Pensé en voz alta, ¿el gato?, ¿seguirá allí?, ¿estará en el motor?, pero lo reconozco me dio una especie de reparo acercarme y decirle, Espera, creo que tienes un gato en el coche, vamos a golpear el capó. No lo sé, no sé por qué no lo hice, por qué me quedé quieta, en el mismo lugar en el que estaba, auto convenciéndome de que no estaba segura de dónde estaba aquel gato, de si había entrado o no en el coche, de la tonta vergüenza que supone acercarse a un desconocido y de sentirse un tanto obsesionado con la causa animalista.

Todos estos estúpidos pensamientos, evitaron que me acercase al coche, que nos acercásemos, y simplemente permanecimos expectantes, atentos al desenlace. La chica entró en el vehículo, y aún me dio un par de segundos de prórroga para acercarme y evitar lo que en el fondo de mi conciencia sabía que iba a ocurrir. Ella encendió un momento la luz dentro del automóvil, probablemente acomodaba algo. Me podía haber acercado. No lo hice. Continué mirando, con la vista fija en los bajos y las ruedas. No había gato, quizás no estuviese ahí. Arrancó… Y pasó lo inevitable, o más bien lo que podía haber evitado: el gato intentó escapar por el lugar equivocado, el coche lo pilló, y el animal salió huyendo malherido. Cojeaba.

Algo dentro de mí hizo “crack”.

Lo oí miagar de dolor. Era un gato joven o una gata pequeña. Me taladró su maullido en la conciencia, ¿Por qué no lo hiciste?, repetía. Me acerqué a él, intentó escapar. Me desesperé. El animal se quedó hecho una bolita de pelo negro. Miagaba. Podía ver sus ojos amarillos. Me dejó acercarme porque no podía huir… Y entonces, ¿qué se hace? ¿Dejas al animal moribundo en medio de la primera noche de diciembre? - Podías haberlo evitado- ¿Ignoras su maullido lastimero? – Podías haberlo evitado- ¿Te das la vuelta y finges no haberlo visto? – Podías haberlo evitado – ¿te dices a ti mismo solo es un gato callejero?- Podías haberlo evitado-

En aquel momento con las sienes palpitantes, y el remordimiento golpeándome las tripas, una lucecita se encendió en mi cerebro y las llamé. ¿Sabéis? hay ángeles viviendo entre nosotros, hay personas que de forma totalmente altruista y lo que es aún más importante sin recibir no ya solo ni un solo euro, sino una palabra de agradecimiento, se preocupan de que los olvidados sean recordados por alguien.

Estoy hablando de las protectoras, asociaciones, voluntarios que cuidan de los gatos callejeros. Y yo los llamé ayer, ¿sabéis? un jueves a las nueve y media de la noche, sin conocerlos de nada, sin ningún vínculo, sin conocimiento previo, disculpándome por molestar a esas horas y de esa forma, por echarles el marrón encima, pasarle la pelota a otro, y ¿cuál fue la respuesta? pues ni una pregunta, ni un cuestionamiento, ni una duda, solo pensaron en la forma en que podían recoger al animal, la jaula trampa, una manta, el veterinario que podía atenderlo rápido, de urgencia, que venga corriendo alguien que lo pueda atender…

No pasaron ni diez minutos y llegaron, en vez de alas, traían un transportín. Le abrieron la puerta, se metió dentro. Veinte minutos más tarde estaba en el veterinario.

No tiene buen pronóstico, órganos desplazados, hemorragia interna… Tenía solo ocho meses. No sé su nombre, ni siquiera si lo tenía. No sé si se escapó de alguna casa y alguien lo está buscando, o si había nacido en la calle y se enfrentaba día a día a su destino.

Solo sé que tenía que haber gritado antes, para salvarle la vida, y no lo hice.

Solo sé, que reaccioné tarde, con dos minutos de retraso, y solo pude darle una buena muerte. Sedado, sin sentir nada, ya no más frío, ya no más hambre, simplemente dormido en una clínica veterinaria.

Y estoy escribiendo esto, como en una confesión decadente, y quería darle las gracias, un fuerte aplauso, y todo mi reconocimiento, a la gente que como ellas, se desviven, totalmente incomprendidos a veces, por darles una vida y un final dignos a todos esos seres, que pueblan nuestras calles invisibles e ignorados.

Muchas gracias a Pilar, a Nati y a SOS Gatos, por acudir en nuestra ayuda, por resolver tan rápido la situación que nosotros mismos sin quererlo, habíamos contribuido a generar. Gracias por ser como sois, por hacer lo que hacéis, gracias en definitiva, por existir…


PACO CATALÁN



Y tú, pequeña bola de pelo sin nombre, lo siento compañero, siento no haber sido más valiente y haberlo evitado. Pequeña panterita, lamento no haber hecho más que ayudar a darte una muerte digna, me consuela pensar que al menos no sufres, quiero bautizarte al menos, para que tu vida en sus últimos instantes cobre sentido, Furia Nocturna, la mía por no hacer nada, la que te inundó al sentir el dolor, Furia Nocturna, como los dragones mágicos, de esa película infantil. Lo siento pequeño, efectivamente podía haberlo evitado… Pero no lo hice…